30 de marzo de 2016

El desmantelamiento de los tranvías interurbanos en Valencia

En un Informe interno sobre las mejoras necesarias para la modernización de los tranvías y los gastos y beneficios de su desmantelación fechado el 25 de mayo de 1954, al que he tenido acceso, se intuyen y rebelan interesantes datos sobre el porqué del abandono de la CTFV de las explotaciones tranviarias interurbanas en Valencia. Por mucho que nos desagrade perder estos entrañables "cacharros", lo cierto es que fue mas mundano de lo que parece.

Coche motor 8 de Carde y Escoriaza camino de Torrente. Fotografía: Vidal.


Las concesiones tranviarias estaban cercanas a su reversión al estado y por ley, la CTFV debía entregar las explotaciones en perfecto estado de marcha por reversión al Estado / Ayuntamiento. La línea de Valencia a Godella caducaba el 14 de Agosto de 1951, la de Valencia a Catarroja caducada el 14 de noviembre de 1952, la de Valencia a Puebla de Farnals caducaba el 23 de agosto de 1954 y la de Valencia a Torrente caducaba en 1955. La electrificación de las líneas les ampliaba el periodo de concesión hasta la década de los 60, y en un acuerdo con el ayuntamiento de 1940 lo fijaba en 1961.

Mas dilatadas en el tiempo las líneas de Catarroja a Silla caducaba el 17 de julio de 1972 y Valencia a Manises que caducaba el 6 de octubre de 1985, ya que nacieron electrificadas. Se estudiaron por parte de la CTFV tres posibilidades, mejorar las líneas para su reversión con vistas a una posible ampliación de la concesión, con lo que aun hoy en día hubiéramos tenido tranvías interurbanos en marcha y no lo que actualmente "disfrutamos", la transformación en líneas de trolebuses, aprovechando las instalaciones eléctricas de los tranvías y que hoy en día se vuelve a poner en boga como sistema de transporte y el desmantelamiento de las líneas y sustitución por otros medios de transporte, generalmente autobuses.


Coche 19 tras un accidente con un tren de vía ancha. Fotografía: Biblioteca Valenciana Nicolás Primitiu.
Los datos que arroja el informe anteriormente comentado son demoledores, dando un coste a las mejoras de líneas de Catarroja a Silla y Valencia a Manises; y cambio por trolebuses de Valencia a Catarroja, Valencia a Puebla de Farnals, Valencia a Burjasot y Godella, Valencia a Torrente, un total de 84.343.886 pesetas.


Coche 22 enfilando el puente de Serranos camino de la Puebla de Farnals. Fotografía: Penalba.
Mucho dinero para la época pero que hubiera ampliado las reversiones hasta prácticamente nuestros días, y no es difícil adivinar que quizás, hubiera sido rentable, sin embargo como empresa privada que era, optó por otra solución mas rentable.


Coche motor 26 en la linea de Catarroja. Autor desconocido. Del foro Valencia Remember.
En el mismo interesante informe se estudia en profundidad, hasta el coste del último tornillo el desmantelamiento de las líneas tranviarias, siendo el desmantelamiento del tranvía de Valencia a Burjasot y Godella estipulado un coste de 271.918 pesetas siendo el valor estimado obtenido por la venta de la chatarra de 400.740 pesetas. Al haberse pavimentado recientemente la calle Mayor de Burjasot el carril Lorain pensaron dejarlo instalado bajo pavimento, como así ocurrió, por lo que los costes de desmontaje quedaron en 116.918 pesetas y el aprovechamiento restando el citado carril, en 220.740 pesetas. A esto habría que sumar la valoración de las cocheras de Godella valoradas en 296.000 pesetas.


Coche 62 de Lladró y Cuñat en la linea de Burjasot Godella. Autor Desconocido.
En el tranvía de Valencia a Puebla de Farnals los costes de desmantelamiento suponían 413.800,20  pesetas mientras que el beneficio por la venta de los materiales resultantes ascendía a 459.846 pesetas. No dice el informe lo que costaban las cocheras de Tabernes, pero con solo pensar que eran las mas importantes de Valencia después de Portalet, no sería descabellado pensar que la posterior especulación inmobiliaria de la CTFV le reportarse poco mas de 1.000.000 de pesetas. En el tranvía de Catarroja a Silla los costes de desmantelamiento suponían 370.869 pesetas mientras que el beneficio por la venta de los materiales resultantes ascendía a 733.245,60 pesetas. Habría que sumar las cocheras de Catarroja, que estaban valoradas en 494.500 pesetas.


Tranvía interurbano llegando a su destino en Serranos. Fotografía: Estudio Sanchís.
Ante la tesitura planteada en 1954 en el seno de la CTFV de modernizar las líneas de tranvías bien con material moderno o trolebuses o la de desmantelar las líneas obteniendo grandes beneficios con la venta de la chatarra y la especulación inmobiliaria… el fin del tranvía interurbano era evidente.


Coche 174 en la linea de Torrente. Fotografía: Wiseman.
Es así como nos quedamos con un método de transporte que ya en la lejana II república la concesión de nuevos tranvías interurbanos fue prohibida por ley, comenzando la muerte anunciada de tan valioso método de comunicación.


Un pequeño descanso para la dotación del 126 en la linea de Manises. Fotografía: Gadea. 
Por supuesto la opción fue clara y se ejecutó en diferentes fechas, no siendo otra que la clausura de las lineas interurbanas de Valencia, en las siguientes fechas:


Linea de Valencia a Burjasot y Godella 31 de diciembre de 1955.

Linea de Valencia a la Pobla de Farnals 1 de diciembre de 1955.

Linea de Valencia a Catarroja y Silla 1 de noviembre de 1955.
Lina de Valencia a Torrente 12 de junio de 1963.
Linea de Valencia a Manises 21 de agosto de 1961.


Licencia de Creative Commons
Caminos de ferro by Francisco Pons Lopez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

2 comentarios:

  1. Francisco Mallols3 de abril de 2016, 11:04

    Muy buen artículo. Yo viví desde 1969 (año de mi nacimiento) hasta 2001, en la calle Blasco Ibáñez (antiguamente llamada Caudillo, que supongo que es la calle Mayor a la que se refiere el texto) de Burjassot, a la altura del antiguo mercado. En los años 70 y 80, era muy habitual la rotura de tuberías de agua potable en Burjassot, debido a la obsolescencia de la red. En algunas de estas roturas recuerdo vagamente ver la vía del antiguo tranvía al descubierto. Recuerdo con más nitidez a mi padre recordar de vez en cuando este hecho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar