8 de noviembre de 2015

Los tranvías serie 200 de la CTFV

Hasta ahora la historia de esta serie, descrita básicamente por los aficionados, remitía a que las primeras unidades fueron construidas por Carde y Escoriaza en 1926, como es habitual sin signaturizar las fuentes, dando lugar a una serie de exitosos tranvías fabricados en Zaragoza instaurados en líneas como las de Sevilla y en la línea interurbana de Mataró a Argentona.

Coche 212 a su paso por la plaza del Caudillo actualmente del Ayuntamiento. Fotografía de Juan Bautista Cabrera.
Sin embargo, en el archivo de FGV, en la sección de correspondencia con Lladró, Cuñat y Cía., hay un documento que indica que el 5 de julio de 1924, el fabricante acepta a la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia repintar, entiéndase que gratis, las cajas de los cinco tranvías “entregados últimamente”. Por desgracia no indica numerales ni serie pero pronto trataremos la resolución de este pequeño misterio.



El 10 de noviembre de 1926 la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia contrata 20 nuevos coches tranvía a la firma Lladró, Cuñat y Cía. cuya entrega por contrato debía realizarse el 15 de junio de 1927. Estos coches, denominados “Gran Vía” por la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia tomaron la designación tipo 102-A-I por parte de su constructor, Lladró, Cuñat y Cía., el cual no pudo entregarlos en fecha por problemas de suministro de materiales como por ejemplo los perfiles angulares del bastidor, los cuales laminaba Altos Hornos de Bilbao.



Comenzó su entrega el 1 de julio de 1927 con las unidades 206 y 207 y por los problemas de suministro comentados anteriormente, y a fecha de 16 de julio de 1927 la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia reclama que solo estos dos coches han sido entregados. 



Comienzan las tensiones, entre fabricante y la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia que estaba próxima a inaugurar nuevos servicios y en carta fechada el 5 de julio de 1927 entre ambos, que trata sobre reparos en los recién entregados coches 206 y 207, la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia indica al fabricante de Almácera un reparo especifico haciéndolo pasar como error de fabricación, en concreto una cota, a lo que Lladró, Cuñat y Cía. responde que no es error de fabricación ya que la serie anterior estaba como los entregados 206 y 207, por lo que los coches que el 5 de julio de 1924 acepta Lladró, Cuñat y Cía., repintar, a falta de documentación que lo contradiga, corresponden a los 201 a 205 de dicho fabricante. 


Estos coches tomaron la numeración 206 a 225, que junto a los 201 a 205, según consta en su ficha técnica poseían un truck Brill 79 EX, con ejes de 115 mm de diámetro y ruedas de acero moldeado de 820 mm de diámetro en el plano medio de la llanta. Con una dimensión de la caja de 7,9 metros esta estaba compuesta por largueros  de 150 X 150, traviesas extremas de viga metálica UPN de 160 e internas de viga UPN de 140 igualmente metálicas. Los largueros intermedios eran de viga UPN de 120 y las traviesas intermedias de viga metálica en L de 80 x 80. La consolidación del bastidor se realizaba por remaches. 

Coche 227. Fotografía de Christian Buisson

Para la pintura se seguía un estricto proceso muy bien documentado en el archivo de FGV consistente en dar una capa de minio de plomo con aceite de linaza aclarado con un poco de aguarrás, después se apomazaba con paleta y se enmasillaba con polvo amarillo de Baltimore y albayalde. A continuación se daban cuatro manos de apomazado a brocha con almagra, albayalde y barniz con aguarrás, aumentando la cantidad de barniz en cada una de las manos sucesivas. Después de esto se procedía al pulido con piedra pómez y se remataba con cuatro manos de “Amarillo Baltimore” con barniz Harland y aguarrás, aumentando también la proporción de barniz en cada mano. El remate final constaba de una mano de Glacis Ripolín Nº 1429 de color “Amarillo oscuro cobre”.

Pareja de coche motor 240 y remolque. Fotografía de Peter Willen

Una vez construidos fueron entrando en servicio progresivamente, por ejemplo se solicita al la autoridad competente la puesta en marcha del 217 el 27 de julio de 1927, el 5 de Agosto de 1927 se solicita el del coche 215, el 27 de Agosto de 1927 se solicita el de los coches 223 y 225. En enero de 1929, el día 3 se solicita al Ayuntamiento el reconocimiento del coche 222 y así hasta el 225.

Todo parece indicar que la serie de tranvías seguiría construyéndose en los talleres de Almácera, sin embargo el pavoroso incendio (Pincha aqui para saber mas) que destruyó las instalaciones de Lladró, Cuñat y Cía. En 1928 impidió dicha continuidad.

Tranvía 227 en la plaza del Caudillo, posteriormente del ayuntamiento. Fotografía de Christian Buisson

Es a partir de entonces cuando en los talleres de la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia comienza la construcción de los coches 226 a 231 basándose en los planos de Lladró, Cuñat y Cía., el 13 de febrero de 1929 se pone en marcha el 226, el 21 de julio de 1928 el 227, siendo el 29 enero de 1929 cuando se pone en marcha el coche 228 y el 20 de julio de 1929 el Ayuntamiento autoriza a la puesta en marcha del nuevo coche motor 229. El 26 de octubre de 1929 se solicita el reconocimiento del coche 230 el cual se encuentra en fase de terminación en los talleres de Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia. Su puesta en marcha definitiva el 12 de diciembre de 1929 siendo la del 231 en el tardío 4 de marzo de 1931. Mas de dos años en construir seis coches, resulta evidente que la fabricación no es el fuerte de la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia.

Tranvía 217 ante la estación de Pont de Fusta. Fotografía de Christian Buisson

Estos coches fabricados por la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia contaban con dos motores GE 249 y doble cabina, con capacidad para 15 asientos, características similares a sus hermanos de Lladró, Cuñat y Cía.

Sin embargo y pese al insistente error de que la Compañía de Tranvías y Ferrocarriles de Valencia fabricaba artesanalmente muchos de sus vehículos, la fabricación de estos coches fue un contratiempo debido al incendio de la factoría su fabricante habitual, por lo que no tardo mucho en encargar nuevos coches a Construcciones Devis.

En concreto se encargaron los coches motores del 232 a 241 con similares características a los anteriores, siendo puestos en marcha el 232 el 16 de julio de 1930, el 233 el 16 de julio de 1930, el 234 el 25 de julio de 1930, el 235 el 1 de agosto de 1930, el 236 el 8 de agosto de 1930, el 237 el 23 de agosto de 1930, el 238 el 5 de septiembre de 1930, el 239 el 3 de julio de 1932, el 240 el 8 de julio de 1932, el 241 el 12 de mayo de 1925. El 242 procede de la renumeración de un hermano suyo realizada el 30 de enero de 1930.

Con el tiempo algunos perdieron su bidireccionalidad siendo canibalizados sus equipos eléctricos para ser donados a series mas modernas.  Series que trataremos mas adelante y que por fin podremos conocer en profundidad.

Licencia de Creative Commons
Caminos de ferro by Francisco Pons Lopez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada